Mejoras en Tenerife para evitar la electrocución de la avifauna

En el año 2017 se han corregido un total de 6 torres de distribución de energía tras la labor de seguimiento e inspección de los y las Agentes de Medio Ambiente. 

Durante este año 2017 se han corregido en Tenerife un total de 6 torres de distribución de energía eléctrica que suponían un peligro extremo de electrocución para las aves. Para ello, la labor que desarrollan l@s Agentes de Medio Ambiente en el seguimiento e inspección de los apoyos es fundamental, ya que con este trabajo se pueden detectar posibles deficiencias, daños o riesgos. Todo ello, junto con la implicación de las empresas responsables de las infraestructuras, está dando como resultado una notable mejora en la situación de estas infraestructuras tan necesarias pero peligrosas para las aves, y por ello una notable mejora en la conservación de nuestro patrimonio natural.

Estas acciones se desarrollan a partir de la “Red de Seguimiento de la Problemática de Mortandad de Avifauna Protegida en Tendidos Eléctricos”, creada por la Fiscalía de Sala de Medio Ambiente y Urbanismo en todo el Estado, y en la que trabajan también l@s Agentes de Medio Ambiente del Cabildo Insular de Tenerife. A partir de esta Red, se están llevando a cabo inspecciones de los tendidos eléctricos para identificar aquellos que incumplen la normativa, así como aquellos puntos en los que se ha constatado la muerte de aves o que bien pudiera existir un riesgo importante. La colaboración de las empresas responsables ha posibilitado que algunas de estas torres comiencen a corregirse y evitar así futuras electrocuciones de las aves.

Los tendidos eléctricos son una infraestructura de primera necesidad, pero en ocasiones suponen un obstáculo mortal por la colisión con los conductores, a lo que se suman los episodios de electrocución cuando un ave usa una torre como posadero o bien como atalaya para nidificar. Hay que tener en cuenta que es ésta la primera causa de mortalidad de la avifauna protegida, por lo que nos encontramos ante un problema ambiental de gran importancia. Durante el próximo año se seguirá trabajando en esta línea para intentar ir reduciendo al mínimo los puntos peligrosos de nuestra geografía insular.

 

A %d blogueros les gusta esto: