Agentes de Medio Ambiente colaboran en el seguimiento de la mortandad de aves protegidas en tendidos eléctricos.

Unas 25.000 aves mueren cada año en España. En Canarias, solo hay datos de Fuerteventura y Lanzarote, donde se han producido más de 960 casos en dos años.

Desde la Fiscalía de Sala de Medio Ambiente y Urbanismo se ha puesto en marcha una red de seguimiento de esta problemática a escala estatal, con el objetivo de minimizar los daños a la avifauna protegida.

La energía eléctrica es un elemento imprescindible para la vida cotidiana. Pero tanto su transformación, su transporte y distribución, como su uso, tienen un impacto en el entorno que nos rodea. En lo que respecta a la avifauna, los tendidos eléctricos suponen un obstáculo muchas veces mortal por la colisión con los conductores, a lo que se suman los episodios de electrocución cuando un ave usa una torre como posadero o bien como atalaya para nidificar. Según datos del Ministerio de Medio Ambiente, alrededor de 25.000 aves mueren cada año por electrocución tras chocar o posarse en tendidos eléctricos mal protegidos, aunque otras fuentes reflejan una cifra mayor. Este es el principal problema y la primera causa de mortalidad, a la que se suman las colisiones, más difíciles de demostrar.

Con el fin de corregir y eliminar este daño, la Fiscalía de Sala de Medio Ambiente y Urbanismo ha creado la “Red de Seguimiento de la Problemática de Mortandad de Avifauna Protegida en Tendidos Eléctricos”, en la que, bajo la coordinación de la Fiscalía, trabajan Agentes Forestales y Medioambientales de las administraciones Estatal, Autonómica y Local de toda España. En la red han participado 15 de las 17 Comunidades Autónomas, entre las que se incluye Canarias, además de miembros del SEPRONA de la Guardia Civil, representantes de ONG`s como SOS Tendidos, WWF y SEO Bird Life,  además de representantes de las empresas REE (Transporte de energía) así como de ENDESA (Distribución).

A partir de esta Red, l@s de Agentes de Medio Ambiente en Canarias están llevando a cabo inspecciones de los tendidos eléctricos para identificar aquellos que incumplen la normativa, así como aquellos puntos en los que se ha constatado la muerte de aves o que bien pudiera existir un riesgo importante. El Real Decreto 1432/2008, de 29 de agosto, establece un marco de protección para la avifauna frente a los tendidos eléctricos, con el objetivo de establecer normas de carácter técnico de aplicación a las líneas de alta tensión, con el fin de reducir los riesgos de electrocución y colisión para la avifauna, lo que redunda a su vez en una mejor calidad del servicio de suministro. De esta manera, es de obligado cumplimiento una serie de medidas de protección contra la electrocución en las líneas ubicadas en las zonas de protección, como Zonas de Especial Protección para las Aves o Áreas Prioritarias de reproducción, alimentación, dispersión y concentración de especies de la avifauna.

En el trabajo de los Agentes de Medio Ambiente, resulta imprescindible la pronta detección de fauna herida o muerta, de cara a la salvaguarda del medio natural, por lo que es muy importante la colaboración de la ciudadanía, que debe avisar a los Agentes de Medio Ambiente para una pronta actuación. En estos casos, los agentes realizan el levantamiento del cadáver, recopilan toda la información del hallazgo y realizan su entrega en el centro veterinario o laboratorio correspondiente, para realizar la necropsia que determine la causa de la muerte. Una vez se realizan los análisis pertinentes,  se continúa con la investigación y se intenta confirmar el daño o riesgo existente.

Durante este año 2017, se ha producido la coordinación en Canarias de estas tareas, tras la celebración del I Jornadas de Agentes de Medio Ambiente de Canarias en las que se desarrolló una ponencia para explicar la situación y la contribución de los agentes a la red. Asimismo, se han nombrado responsables a nivel insular y regional de la red. Actualmente se está perfilando un protocolo de actuación para la realización de las investigaciones y de las distintas actuaciones y comunicaciones, con el fin de instar a la corrección de aquellos tendidos o apoyos peligrosos.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: